Luz a El Perro Amarrado

El Perro Amarrado de Luis Armando Sosa Gil FICM

Luz a El Perro Amarrado

Con todas las ganas de utilizar un texto que me parece brillante, utilizo su luz y me permito iluminar un poco El Perro Amarrado con todo el permiso que esto conlleve.

El lenguaje puede ser elemental o sofisticado, chato o expresivo, suave o violento, vulgar o fino. Pero el lenguaje, es simplemente, por complicado que sea en sí mismo, tan sólo una herramienta al servicio de la narración. El lenguaje así usado sirve para contar una historia y hacer, quizás, una muy buena película. Digamos una película como El Resplandor de Stanley Kubrick. Pero yo creo que el lenguaje puede ir más allá, y que cuando lo hace, puede empezar a entrar en la zona de fusión. Fusión final y definitiva con el contenido. Ahí se logra la alquimia de la visión concretizada.

[…] Los planos no son herramientas al servicio de la narración sino que son la narracción misma. Es decir, un plano de un perro puede ser dos cosas. Una, un perro presente, único, latente: cómo se le mira, cuánto y qué espacio del cuadro ocupa, cómo se le oye moverse o respirar, qué hace, cuánto dura la toma, cómo se inscribe ese perro en el espacio emocional de la película. Entonces estamos ante un perro, sintiéndolo como en la vida misma. En este cine el perro está vivo y es válido por sí mismo. Al mirar y oír a un perro de esta manera, el creador transmite una visión. El autor de la toma nos hace sentir cómo siente él mismo. La segunda opción es diferente: un perro está en el cuadro sin importar nada de lo anterior (es decir, cómo existe el perro en el espacio filmico). El perro ha sido filmado con el único proposito de poder contar algo que va más allá del perro mismo, por ejemplo, que el perro rescata a un hombre que se rompió la pierna al cruzar una zanja del campo. En este caso el lenguaje del cine nno tiene validez per se, tan sólo es una técnica de ilustración de narrativa literaria. Estamos ante la literatura ilustrada. Esto es lo que solemos ver cuando vemos películas.

La calidad del lenguaje en realidad es definitoria: precisa si hay ilustración, literatura ilustrada, o cine. Es decir, el cine, en última instancia, no es un lenguaje, sino que es una manera específica de utilizarlo: cuando uno usa el lenguaje con la intuición, o cuando la intuición acarrea ella misma el lenguaje, éste dice al creador. Ya no es el creador quien usa el languaje para decir algo. Cuando esto ocurre, la personalidad del autor brota como agua de manantial. Lo hace latiendo en el propio lenguaje. Al ocurrir este milagro, el lenguaje será de la máxima calidad posible pues es puro. Será el autor mismo. En lugar de recibir como espectadores de una película a un lenguaje neutro y técnico, por correcto que éste sea, lo que recubiremos será una manera de ver, una visión de la vida.

*Texto: Luz de Carlos Reygadas.

Anuncios

Un film léger, beau et poétique: Vapeur d’Orange

Poster Vapeur d'Orange 3

“Un film léger, beau et poétique”
CROUS

Luis Armando Sosa Gil - Vapeur d'orange

Nota original en francés: https://www.crous-lyon.fr/palmares-concours-film-court/

“1. Vapeur d’Orange par Sosa Gil Luis armando
Critiques sur le film : Un film léger, beau et poétique. Selon moi le film traite de l’anxiété, de la bataille constante entre liberté et obligations, de la mort et du suicide. Les premières images montrent une personne dans son appartement, cloisonné, enfermée, avec un bruit incessant d’aiguilles qui font tic-toc. Au moment de sortir de son appartement, on entend les cloches sonner, signe annonciateur de la mort imminente, comme si l’enterrement était . Les prochaines images montrent la liberté pure et simple, la danse, la légèreté de l’âme, pourtant on sent déjà approcher l’échéance, vis-à-vis du jeu d’ombre omniprésent. Il semblerait que la personne se retrouve livrée à elle-même et à ses propres démons, piégée dans une lutte incessante avec son alter-ego, qui se confirme lors de la scène du marché lorsqu’elle achète des oranges. Orange, qui semble représenter l’attrait à la vie, une couleur chaude et rassurante, la notion du fruit, de la vie.  Ensuite se suit la scène du métro, focus sur les portes du métro qui se ferment, comme si sa vie se retrouvait piégée et décidée à cet instant même. Un dernier moment de contemplation de sa vie, un dernier moment de liberté et d’euphorie pure suivie de la chute de l’orange qui roule vers le fond du métro, comme si la vie s’échappait déjà. Là, lorsqu’elle se lève pour aller ramasser ce fruit, elle se retrouve face à son alter-égo, habillée en rouge, symbole de sang et de rage, de colère, marqué par le regard froid et insistant. Elle ramasse son orange et retourne s’asseoir mais quelque chose est déjà changé. Le métro freine et le plan change. On observe la protagoniste avachie sur sa table, regardant un verre d’eau bouillant posé à côté d’un verre d’eau froide, le bruit angoissant du métro continuant, comme si celui-ci agonisait en même temps que la jeune femme. L’image semble indiquer la contemplation de la noyade, l’envie de plonger, l’impression de se noyer en soi-même et de sombrer au plus profond de son âme. Et enfin dernier plan sur un toit, contemplation du paysage urbain et lentement, la caméra qui se relève vers le ciel. Libération. La mort est arrivée, l’enfer vécu, le paradis est à portée de main, accueillant et bleu, calme, serein.”

Traducción por Luis Sosa:
Una película ligera, bella y poética. Según yo, el filme trata sobre la ansiedad y la batalla constante entre la libertad y las obligaciones, la muerte y el suicidio. Las primeras imágenes muestran a una persona dentro de un apartamento, dividida, enferma, con un sonido incesante de manecillas que hacen tic-tac. Al momento de salir del apartamento escuchamos las capanas sonar, signo que anuncia la muerte inmminente como si el funeral ya hubiera comenzado. Las próximas imágenes muestran la libertad pura, simple, la danza, la ligereza del alma y luego sentimos la sombra omnipresente de la madurez. Parece que la persona se encuentra con ella misma y sus propios demonios, atrapada en una lucha incesante con su alterego, hecho que se confirma en la escena del mercado cuando ella compra naranjas. Naranja, parece representar la vida, el color calido y tranquilizante de la fruta y de la vida. Despues seguimos la escena del metro cuando las puertas se cierran, como si la vida se encontrara atrapada y decidida en este mismo instante. Un último momento de contemplación de su vida, un último momento de libertad y euforia pura seguida de la caida de una naranja que rueda hacia el fondo del metro, como si la vida se hubiera escapado ya. Ahí, cuando ella se levanta para ir a recoger la fruta, ella se encuentra cara a cara con su alterego, vestida de rojo, símbolo de sangre y rabia, cólera, marcado por la mirada fría e insistente. Ella recoge su naranja y regresa a sentarse, pero algo ha ya cambiado. El metro frena y el plano cambia. Observamos a la protagonista caer sobre la mesa, mirando un vaso de agua hirviendo junto a un vaso de agua fría, el ruido angustiante del metro continua como si ésto agonisara al mismo tiempo que la joven. La imagen parece indicar la contemplación del ahogamiento, deseo de sumergirse, la impresión de ahogarse en sí mismo y de hundirse a lo más profundo de su alma. Y finalmente, en el último plano de una azotea, contemplación de un paisaje urbano, lentamente, la cámara que se eleva hacia el cielo. Liberación. La muerte ha llegado, el infierno vivido, el paraiso está a la mano, acogedor, azul, calmado y sereno.

Vapeur d’Orange gana 4 premios

Untitled.jpg

El sábado se presentó el cortometraje Vapeur d’Orange (Vapor de Naranja) en el concurso 48H KHRONO organizado por Kinoks Association en Lyon, Francia en el cual resultó ganador de cuatro premios: Mejor Cortometraje por votación unánime, Mejor actuación, Mejor sonido y segundo premio del público

Mi publicación en Facebook:

4 PREMIOS para Vapeur d’Orange.

El sábado en la noche presenté con Mattea (duo SOMA) nuestro cortometraje “Vapeur d’Orange (Vapor de Naranja)” en el concurso 48H Khronos en Lyon, Francia.
Recibimos cuatro premios:
-Mejor cortometraje
-Mejor sonido
-Mejor performance
-Segundo premio del público

La mejor experiencia fue descubrir que siendo ella y yo extranjeros, nuestra película fue muy bien recibida en Francia, que muchas personas se nos acercaron para platicar de su experiencia y lo que sintieron y lo valoraron sensible y artístico. Sigo sorprendido de que aún siendo nuevos aquí y con pocos conocidos entre el público, las personas votaron por nuestro cortometraje y nos otorgaron la mención más importante.

También estoy muy contento de haber ganado el premio a mejor sonido pues después de haber perdido el audio de otro proyecto, el sonido se volvió una obsesión y me llevó a entender un poco más la construcción narrativa a través de él.

Y aunque no lo crean, “El Perro Amarrado” me enseñó tanto, tanto. Gracias.

Gracias por dejarme compartir con ustedes parte de las bondades que me da la vida. Gracias.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.