El Viento y El Papalote en pantallas de Cinépolis

Poster 2 - El Viento y El Papalote oficial FICM 2

Recuerdos de la presencia de El Vienot y El Papalote en Cinépolis del centro de Morelia durante el 15º Festival Internacional de Cine de Morelia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Aparición en El Sol de Morelia

FICM1.png

Agradezco a El Sol de Morelia por la mención a El Viento y El Papalote durante su participación en el 15º Festival Internacional de Cine de Morelia.

El viento y el papalote (2017), es una producción dirigida por Luis Armando Sosa Gil, quien participó con El perro amarrado en 2015; Su cortometraje narra la vida de una mujer que perdió a su hijo. Con el dolor y pesar de su perdida, va a la playa donde se encuentra con un niño que la hace enfrentarse con sus miedos y con ella misma. El color y fotografía que maneja en su propuesta audiovisual es muy valiosa, sin duda vale la pena verlo.

Leer nota completa acá: https://www.elsoldemorelia.com.mx/local/las-propuestas-michoacanas-presentes-en-el-ficm

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Aparición en Cambio de Michoacán

EVyEP Still 06 withtitle
Agradezco la mención de El Viento y El Papalote en la nota “15 cortometrajes de la Sección Michoacana compiten en el FICM” publicicada en El Cambio de Michoacán
El segundo programa de la Sección Michoacana abre con “El viento y el papalote” de Luis Armando Sosa Gil, donde una misteriosa mujer que vive en la playa e intenta volar una cometa, cuando se topa con un niño de unos diez años, cuya presencia le sorprende: “¿Quién eres? ¿Cómo te llamas? ¿Qué haces aquí?”, le espeta, a lo que el infante responde: “¿Quién eres? ¿Cómo te llamas? ¿Qué haces aquí?” para después salir corriendo. Un trabajo que acude al sonido ambiente antes que a la música para causar la introspección de los espectadores.

Leer completa aquí

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Aparición en el Sol de Toluca. FICM.

sol 1.jpg

Quiero agradecer a El Sol de Toluca por la mención a El Viento y El Papalote y su participación en el Festival Internacional de Cine de Morelia.

Luis Sosa, ganador del Concurso de Cortometraje la CROUS, en Francia, explicó la temática de su obra, El viento y el papalote, una ficción de 19 minutos que muestra la vida de una mujer que acude al mar para encontrar consuelo tras la muerte de su hijo, grabado en las playas de Lázaro Cárdenas, Michoacán.

Las influencias de este creador independiente van desde José Saramago, Juan Rulfo, Milán Kundera, Amat Escalante, Reygadas, Tarkovski hasta Bruno Dumont.

Además, destacó la importancia del Festival Internacional de Cine de Morelia, tras opinar que “está buenísimo que el Festival de Morelia dé espacio para esto. Hay de todo. Entonces uno crece, desarrolla su lenguaje, su estilo y aprende”.

En cuanto a su experiencia en este Festival, a Luis Sosa le ha ayudado a “tener confianza en lo que estás haciendo, que te den un espacio para lo que tienes que decir, te ayuda a dar proyección, que la gente confíe en ti y te volteen a ver y digan ‘este chico está haciendo algo’”.

Leer nota completa aquí: https://www.elsoldetoluca.com.mx/cultura/festival-internacional-de-cine-de-morelia-se-consolida-con-sus-15-ediciones-270559.html

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

De la nada a un todo, Luis Sosa en el FICM: PCM Noticias

pc 1.jpg

Agradezco a PCM Noticias por su nota sobre mi participación en el Festival Internacional de Cine de Morelia con el cortometraje El Viento y El Papalote.

Proveniente de Lázaro Cárdenas, Michoacán, de un lugar donde no hay ni se produce cine; Luis Sosa, desde cero crea en pantalla grande personajes que son una extensión de sus pensamientos más íntimos “Con el Viento y el Papalote”.

[…] Sosa hizo énfasis en que su gran inspiración fue la película Persona de Ingmar Bergman; refirió que se necesita de alguien externo que te diga quién eres para poderte reconocer, el dialogo y la conversación con las personas son lo que te ayudan a definir y conocer cosas de ti, por lo cual se volvió una línea narrativa que se encuentra muy presente dentro del corto.

Sin embargo, Sosa tuvo otro tipo de confrontamiento, en específico el técnico, ya que el cortometraje fue grabado cuatro años antes y realizado con un sonido que se perdió. Afortunadamente y tras su primer proyecto presentado dentro del FICM “El perro amarrado”, la Secretaría de Cultura puso su mirada en la labor de Sosa y las grandes problemáticas dentro del arte del cine en el municipio.

Leer artículo completo aquí: http://www.pcmnoticias.mx/2017/10/20/la-nada-luis-sosa-presente-xv-ficm/

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Luz a El Perro Amarrado

El Perro Amarrado de Luis Armando Sosa Gil FICM

Luz a El Perro Amarrado

Con todas las ganas de utilizar un texto que me parece brillante, utilizo su luz y me permito iluminar un poco El Perro Amarrado con todo el permiso que esto conlleve.

El lenguaje puede ser elemental o sofisticado, chato o expresivo, suave o violento, vulgar o fino. Pero el lenguaje, es simplemente, por complicado que sea en sí mismo, tan sólo una herramienta al servicio de la narración. El lenguaje así usado sirve para contar una historia y hacer, quizás, una muy buena película. Digamos una película como El Resplandor de Stanley Kubrick. Pero yo creo que el lenguaje puede ir más allá, y que cuando lo hace, puede empezar a entrar en la zona de fusión. Fusión final y definitiva con el contenido. Ahí se logra la alquimia de la visión concretizada.

[…] Los planos no son herramientas al servicio de la narración sino que son la narracción misma. Es decir, un plano de un perro puede ser dos cosas. Una, un perro presente, único, latente: cómo se le mira, cuánto y qué espacio del cuadro ocupa, cómo se le oye moverse o respirar, qué hace, cuánto dura la toma, cómo se inscribe ese perro en el espacio emocional de la película. Entonces estamos ante un perro, sintiéndolo como en la vida misma. En este cine el perro está vivo y es válido por sí mismo. Al mirar y oír a un perro de esta manera, el creador transmite una visión. El autor de la toma nos hace sentir cómo siente él mismo. La segunda opción es diferente: un perro está en el cuadro sin importar nada de lo anterior (es decir, cómo existe el perro en el espacio filmico). El perro ha sido filmado con el único proposito de poder contar algo que va más allá del perro mismo, por ejemplo, que el perro rescata a un hombre que se rompió la pierna al cruzar una zanja del campo. En este caso el lenguaje del cine nno tiene validez per se, tan sólo es una técnica de ilustración de narrativa literaria. Estamos ante la literatura ilustrada. Esto es lo que solemos ver cuando vemos películas.

La calidad del lenguaje en realidad es definitoria: precisa si hay ilustración, literatura ilustrada, o cine. Es decir, el cine, en última instancia, no es un lenguaje, sino que es una manera específica de utilizarlo: cuando uno usa el lenguaje con la intuición, o cuando la intuición acarrea ella misma el lenguaje, éste dice al creador. Ya no es el creador quien usa el languaje para decir algo. Cuando esto ocurre, la personalidad del autor brota como agua de manantial. Lo hace latiendo en el propio lenguaje. Al ocurrir este milagro, el lenguaje será de la máxima calidad posible pues es puro. Será el autor mismo. En lugar de recibir como espectadores de una película a un lenguaje neutro y técnico, por correcto que éste sea, lo que recubiremos será una manera de ver, una visión de la vida.

*Texto: Luz de Carlos Reygadas.

La Entrevista que Nunca se Publicó

luis-armando-sosa-gil-ficm

Entrevista Luis Armando Sosa Gil

¿Qué fue lo que te impulso a querer hacer cine?
Bueno, desde niño siempre quise una cámara y una grabadora de sonido para mi cumpleaños o mis reyes magos, sin embargo nunca tuve una sino hasta la universidad. Creo que siempre quise tener algo con qué registrar lo que pasaba a mi alrededor. Hacer preguntas y contar historias. Igual pienso que todo fue por curiosidad de ver o escuchar una y otra vez y entender lo que estaba pasando en realidad.
Ahora creo que hacer cine viene de mis ganas por mantener algunos recuerdos y contarlos, de transformar emociones en imágenes y compartirlas o hacer que otras personas sientan y piensen lo que yo sentía y lo que me llevó a comprender o aprender de la vida. Creo que eso es lo que más me motiva en realidad, descubrir lo que me ha hecho concienciente de ciertas cosas y la posibilidad de que otros tengan esa misma experiencia como una oportunidad para que tambien vean la vida de forma diferente.

¿Cuál es tu experiencia con el Festival Internacional de Cine de Morelia? ¿Habías participado antes?
Esta es la primera vez que participo y la verdad es que sigo aún muy emocionado desde que recibí la noticia. Estoy muy tranquilo también porque sé que mucha gente lo verá por fin y no serán precisamente mis amigos sino gente que de verdad va a ver lo que se está haciendo actualmente.
Ya sé cómo funciona el festival porque he asistido varias veces como espectador, pero nunca como invitado ni en competencia. Así que lo que más espero es poder ver aún más películas y poder platicar con otras personas que también estan haciendo cine.

¿Qué esperas que suceda con El perro amarrado?
Espero que le guste a la gente y haya conexión. Espero que al terminar la proyección no se les olvide El Perro Amarrado o que cuando vayan a la playa y vean perros se acuerden de mi corto. Jajajaja. Estoy muy conciente del tipo de corto que he hecho y si la gente lo aprecia estaré profundamente agradecido.

¿Qué temas te interesa explorar con este nuevo trabajo?
Lázaro Cárdenas es la ciudad donde yo crecí. Se han hecho películas o videoclips, pero no conozco un trabajo cinematográfico que cuente las cosas particulares que ahí suceden: la playa es sólo una playa más; no es la playa de Lázaro Cárdenas. Este es un corto inspirado profundamente en lo que pasa todos los domingos cuando la gente va a comer a la playa y no quería que un día esto cambie y nadie recuerde eso que la hacía tan especial.
Con la edición conseguí generar emociones en el perro prescindiendo de la música y tratar el tema de la libertad y los deseos descubrir nuestro alrededor surgieron de ver a un perro amarrado y darme cuenta que así como los perros, los hombres que son libres ya no aprecia de la misma manera el mundo como quien está atado. Quería explorar la percepción sonora y el perro fue el elegido para desarrollarlo desde su punto de vista.

Cuéntanos un poco sobre el proceso de producción ¿Cuanto duró el rodaje? ¿Cuántas personas participaron? ¿Qué cámaras utilizaste? Presupuesto aproximado para realización del cortometraje
La grabación del corto fue durante tres dias a lo largo de varios meses y mucho trabajo de edición. Muchisimas versiones para que se contara de la mejor manera y respetando lo más que se pudiera el lenguaje de cine.
El corto lo empecé grabando yo solo con un iPod al ver que un perrito iba a ser amarrado y él no quería. Así que fue inmediato, no había tiempo para planear tomas y sabía desde ese momento, antes de grabar, que todo empezaría con un estilo documental o video amateur y luego esta narrativa iba a evolucionar a tomas más precisas y sonidos más nítidos.
En los siguientes días de grabación y edición se sumó mi mejor amiga, Fernanda Mandujano, que me asistió y otra amiga, Carime Esquiliano, que es productora de cine y siempre nos acompañamos en los proyectos. Luego mis amigos en facebook se sumaron para que El Perro Amarrado tuviera su DCP y se pudiera proyectar en Morelia. Nunca pensé que este corto tendría tanto apoyo. Sigo sorprendido.
Para grabar usé un iPod, una camara compacta y otra semiprofesional para audio y video.
No sé quién es el dueño del perro. Sólo lo grabé un día y nunca más lo volví a ver. Una veterinaria me prestó una cadena para hacer otras tomas y planee tomas subjetivas del perro para poder seguir hablando de él sin que apareciera.
El corto no costó en realidad, pues el equipo ya lo tenía. Quizá la gasolina o la luz, pero de eso no soy conciente. Y el DCP que se fondeó a través de mi facebook con mis amigos y costó casi 6 mil pesos y unas noches sin dormir pensando cómo terminar El Perro Amarrado jajajaja*.

¿Qué puede esperar la audiencia de tu proyecto?
Una experiencia visual y sonora de lo que un perro podría ver y percibir estando en el mar. Los amigos que lo han visto han hablado bien de él, pero son los amigos. Quizá entre tantos cortometrajes la experiencia sea diferente.

Desde tu primera participación en el Festival a este año ¿Has notado cambios importantes en la producción cinematográfica michoacana?
Nunca he participado. Y me alegra que hayan aceptado El Perro amarrado. El interés por conocer historias de otros lugares de Michoacán y no sólo de Morelia es muy bueno, pues abre el universo de posibilidades para contar otras cosas que no sólo suceden en las capitales.

¿Algún momento favorito que hayas vivido en el Festival?
Siempre estaré muy feliz de ir al Festival de Morelia porque he podido hablar con mis directores favoritos y he conocido muchas propuestas que aunque no son famosos me han inspirado profundamente. Sin duda alguna, asistir a Morelia es como ir a refrescarse emocionalmente, tantas películas y tantas historias.