TEÑÍA DEL CIELO AL ROJO LO AZUL

https://i0.wp.com/albatv.org/IMG/jpg/agente-naranja.jpg

Trasladé y soñé, vi y que nadaba en las aguas de mi infancia: amigos que reviví, que admiré y que en un lugar conocido volví.
El cielo se vivió en gris, tornados tras unos más desconectaban al sol. Luego, como millares de velas de luces naranjas teñían del cielo al rojo lo azul.
La piscina, de un grifo en la pista como si fuera en hielo, a pingüinos humanos pensó.

Hilos de luz quebrada no podía imaginar, terror de la luz corriente, terror de la luz natural, caer al agua no podía electrocutar.
Cientos soldados parecieron parecer y las velas naranjas del fuego armas de batalla quisieron ser.

Nadadores aceptaron el plan: vistieron sus bañadores en pantalones y fueron a marchar.
Cinco del comandante, así me nombró, brinqué a entreparedes de azotea para no más imaginar a dónde iba yo.
Cual asombro cual vista definí: cientos soldados parecieron parecer, a puertas y escaleras voz de fuego hervía el amor o el querer.

Del techo volví, vestí de mi trusa una nueva opción, un nuevo bañador, en lodo y rojo manchado acepté por vivir.
Mal alcé mi arma y mochila, al comandante me acerqué, tarde, ya era tarde que él no estaba ahí. Sin querer ser al mal sentimiento quedé a las botas de los que ya tiraban a disparar.

Sin cielo de piscina ni en agua que sumergir desperté. Una guerra el mundo quería ser.

Anuncios

CORTINAS


CORTINAS

Un
policía, un vecino, un perro y yo. El perro me olfateó.
-Es para
reconocerte.- dijo el vecino.
Se jaló el columpio y el perro ladró.
Fui lanzado al aire.
-¡Me empuja!
El muerto me empuja. El perro siguió ladrando.
-¡Me empuja! ¡No me puedo bajar!
-¡Salta!-gritó
el vecino.
Fuí acusado por segunda vez de un crimen que no cometí. O
no recuerdo haber cometido. Las cortinas del segundo piso,
en la casa del muerto se volaron. El espíritu del muerto regresó a la
habitación, a ser testigo del levantamiento de su cuerpo en añicos. Volví a tiempo para regresar a mi celda, pero el jefe fue llamado a un segundo crimen del que volví a ser acusado.
No comprendo qué fin tuvo que el muerto empujara el columpio y luego volver a donde su carne. Siento escalofrío escribirlo.

SUEÑO: “LA LUNA LLORA”

Soñé que una profesora de literatura, que me daba clases en el estacionamiento de un edificio -como centro comercial-, me bajaba puntos por no votar por un equipo de la clase. Un amigo, a mi izquierda, que no lo he visto… o eso creo me decía: "cuando pases por tus trabajos dile que el equipo cinco es <<la luna llora>>"
de LuisSosaMx Publicado en Sueños