TEÑÍA DEL CIELO AL ROJO LO AZUL

https://i0.wp.com/albatv.org/IMG/jpg/agente-naranja.jpg

Trasladé y soñé, vi y que nadaba en las aguas de mi infancia: amigos que reviví, que admiré y que en un lugar conocido volví.
El cielo se vivió en gris, tornados tras unos más desconectaban al sol. Luego, como millares de velas de luces naranjas teñían del cielo al rojo lo azul.
La piscina, de un grifo en la pista como si fuera en hielo, a pingüinos humanos pensó.

Hilos de luz quebrada no podía imaginar, terror de la luz corriente, terror de la luz natural, caer al agua no podía electrocutar.
Cientos soldados parecieron parecer y las velas naranjas del fuego armas de batalla quisieron ser.

Nadadores aceptaron el plan: vistieron sus bañadores en pantalones y fueron a marchar.
Cinco del comandante, así me nombró, brinqué a entreparedes de azotea para no más imaginar a dónde iba yo.
Cual asombro cual vista definí: cientos soldados parecieron parecer, a puertas y escaleras voz de fuego hervía el amor o el querer.

Del techo volví, vestí de mi trusa una nueva opción, un nuevo bañador, en lodo y rojo manchado acepté por vivir.
Mal alcé mi arma y mochila, al comandante me acerqué, tarde, ya era tarde que él no estaba ahí. Sin querer ser al mal sentimiento quedé a las botas de los que ya tiraban a disparar.

Sin cielo de piscina ni en agua que sumergir desperté. Una guerra el mundo quería ser.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s