LAS ESTACIONES DE LA VIDA: PRIMAVERA, VERANO, OTOÑO, INVIERNO.

https://i0.wp.com/www.moreliainvita.com/paginas/Archivos/4312Foto.jpg¡Qué mejor semejanza que ha hecho el director Kim Ki-duk del crecimiento personal a los cambios de la vida! Primavera: el nacimiento y rehabilitación de un frío invierno. Verano: Experimentación y crecimiento sin tantas trabas… Otoño: Inicio de los problemas, conflictos y un estado antes del cambio invernal, inicio de un despertar de conciencia. Invierno: Frío, helado… duele hasta los huesos, un cambio notable, preparándose para disfrutar de la nueva primavera después de haber aprendido ha mantener el calor. Pensamiento hacia el interior y ver qué era lo que se ignoraba en la conciencia.

El abuelo comienza a darle al pequeño niño una experimentación del dolor que sufren los animales al ser víctimas del juego humano e inconciencia que esto lleva, el dolor a un ser inocente que ya ha llevado una vida difícil para estar a donde se encuentra. El abuelo al ver que el niño no sabe apreciar esto, lo amarra a una piedra y cargue con el peso que llevan los animales y que además experimente esa carga que no ha sido capaz de ver en su diversión.

Aún cuando el abuelo sabía que la joven que llegaba podría despertar sentimientos en el joven no hizo nada, sabía que quizá a la joven le faltaba amor y el ahora monje joven debía aprender también de eso. Lo dejó experimentar el amor para que pudiese aprender de ese acto; actuó irracional, llevado por las pasiones y el arranque del cuerpo. El viejo lo deja ir con ella diciendo antes que por querer poseerla podría ser capaz de matar, y así fue, el monje regresa con el viejo luego de cometer tal asesinato.

Lleno de rencor y odio, llevado por el amor y desbordamiento de emociones por éste sentimiento lo hace experimentar un desemboque de esto complejo a través de rascar en la madera gráficos que ha escrito, deberá quitar con su dolor palabras que le han sido escritas para que aprenda y no sólo eso, sino que además como todo, dejará huella de sus actos, cicatrices, rascaduras que serán pintadas para colorearlas con otra visión.

El viejo prepara un nuevo camino al monje después de que regrese de la cárcel, la soledad y no tener un guía presente; deberá él mismo comenzar a plantearse una nueva manera de llevar la vida, de aprender y de saber que el viejo era sólo un guía y no un protector, que le mostraba un camino al que fallaba seguido, pero que al final re-conocerá esta finalidad del porqué el viejo lo castigaba con más sufrimiento luego de él mismo por sus actos ya lo había sufrido. La pedagogía del anciano a él es dejarlo experimentar el sufrimiento y dolor irracional, inconciente, del hombre, carnal… y luego con otro dolor y sufrimiento experimentar una visión con sabiduría, más amplia y llevada más lejos que sólo lo superficial del acto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s