TE QUIERO

He tomado la decisión de escribir un Te Quiero en mi cuenta twitter. Ha pasado el tiempo y me he dado cuenta que no hay una dirección a estas palabras… se vuelven como un delta; se dicen y se esparcen por doquier.
Recuerdo cuando me encerraba en mi habitación y comenzaba a escribir, tenía 13 años cuando comencé a escribir: escribía de mí, mi familia, mis amigos, la gente, la naturaleza, el tiempo, el viento… como siempre lo he hecho. He escrito Te Amos y no sabían a dónde iban. Y me pregunto en los días que pasan si se deberá a que escribo a la soledad, a esto que siempre me llega y me encierra como en un tipo pozo, caigo y caigo hasta que alguien me grita: ¡LUIS!

Hablo de ella con una tranquilidad, hablo de ella como si supiera que es con quien en verdad estoy y en cambio es nada… y por nada no hay nada. ¿Qué queda entonces?

Te Quiero podría haber nacido del quererlo decir, decirle a alguien un Te Quiero y no tenerlo o no sentirlo desde hace tiempo…
Hay pedacitos, añicos de lo que he escrito en los que a pocas personas ha llegado este Te Quiero, y no precisamente a quienes llamarían ‘amores’…
A mis mascotas, a mi habitación que guarda tanto de mi historia, a algunos familiares, a alguien conocid@… una amiga, un amigo. ¿Que queda entonces?

Voy por la vida desprovisto de muchas herramientas que pueda usar…

Pero… ¿un Te Quiero? ¿Porqué tanta la necesidad de hacerlo?
Me siento hoy en una noche calurosa a meditar con mi blog porqué hacerlo.
d
Realmente tiene buena fonética, se ve a la vista Te Quiero muy bien… lleva como un camino -punto de fuga- que lleva hasta la ‘o‘. Como un trenecito que jala al Te con el Quiero

Te Quiero. Te necesito.” he escrito en algún lugar hoy…
Te Quiero. Te necesito.” he sentido en algún momento hoy…
Te Quiero. Te necesito.” he pensado en algún tiempo hoy…
Te Quiero. Te necesito.” he dicho a alguien hoy… … … … pero… … … ¿Que queda entonces?

Te necesito.
Te necesito.
Te necesito.
Te necesito.

“Tienes mucho que dar.”
“Tienes mucho guardado.” … … … … ja’.

Estoy desnudo en mi cama escribiendo. Estoy desnudo en mi blog escribiendo:

Te Quiero.



Y justamente sé que a quien pienso ahora ni siquiera se toma la molestia por leer el título.
Y justamente sé que a quien pienso ahora ni siquiera se toma la molestia por abrir su mail.
Y justamente sé que a quien pienso ahora ni siquiera se toma la molestia por leer el título.

Me parece bien que no lo lea… hay algo en esta historia que me gusta que no lo lea… así puedo seguir escribiendo. ¿Que queda entonces?
No sé que queda entonces… suelo no escribirle a ella. Invento personajes que figuren una utópica historia y desbarcar ahí tantos intereses: los olores, los colores, las palabras, los sueños, las imagenes… son una reinvención: Don Julio Panadero… Daniel… una conversión.

¿Y el Te Quiero, iba para alguien? No.
¿Que queda entonces? No sé.
¿Quién grita ¡Luis!? Alguien…
¿A quién escribo? a quien me lee… y agradezco.

¿Conoces mis cartas?
¿Conoces mis mails?
¿Sabes cómo escribo?
Sabes entonces a quién escribí esto.

El Te Quiero no iba para nadie… sabía que se vería bien en Twitter.
El Te Quiero no iba para nadie… lo quería hacer desde que lo cree.
El Te Quiero no iba para nadie… ¿estoy enfermo?
El Te Quiero no iba para nadie… escribo para guardar ideas.
El Te Quiero no iba para nadie… olvido rápido fugaces pensamientos.

Siento la catarsis. Podré dormir.

… escribo para guardar ideas, me sirve para ordenar ideas.

Firma. Luis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s