CUENTO: DE OJOS OSCUROS

DE OJOS OSCUROS

De ojos oscuros me dijo mi abuela que debía ser. 10 años después le creí.
Posaba sobre mi espalda todo pensamiento que no consolaba con sueño las
flagelaciones del día anterior, las estrellas en mi techo giraban,
parecían más; eran dos y un neptuno no tan cercano al Sol.
Tomar el primer autobús al pueblo y revivir a los patos nadar o las
serpientes caer de la barranca. Escuché su -el- cascabel y por la
puerta en la casa de la abuela entré.
Me encuentro posando sobre mi espalda dando un confortable descanso a
mi cabeza sobre la almoha. Sin pasos qué oir, es la noche oscura y
filtrante en las pupilas de un pequeño cuerpo en mi ventana. Me dije:
Gato ojos cristal canica negra posado en la buhardilla, sin Sol ni
Tierra de traslación o rotación; noche aberrante, estrellas oscuras
-poco luminosas-… ¡Supernova!
-Le vi nacer.-me dije al escuchando un eco regresar.

De ojos oscuros me dijo mi abuela que debía ser. Hace 10 años no le creí.
-¡Abuela!-llegué de un salto a su posadero.
No saludó y adquirió un silencio produndo y ahogador.
-¡Abuela!-musité agitando mis manos frente a ella.
No saludó y adquirió un silencio produndo y ahogador.
Reposaba la abuela en su posadero…
-¡De ojos oscuros!-gritó y luego durmió.
A la mañana siguiente con alfiler en mano picotee sus plantas para ver
sangre correr, las escamas de la vida le habían llenado de aspereza. No
despertó.
Corrí a la ventana y la noche, a su casa, había vuelto a visitar.
A la noche le gusta visitarnos todos los días cerca de las 7 horas después del medio día.
<<Ven a mí…
que cuando lloras, lloraré
cuando me ames, te amaré
pero nunca lloraré y llorarás
nunca te amaré y me amarás
sin ti, no soy yo,
sin ti, no sé dónde estoy
tú me das mi espacio,
tú me das mi alma
tú me das vida y amor…
Eres tú…
Eres tú…
Quien me hace existir…>>
Eso me dijo la Luna. Eso me lo dijo ayer; ayer que volví. Volteé y la abuela seguía ahí, posada en su posadero.
-¡Abuela!-grité.
-…
-¡Abuela!-volví a gritar.
-…
-¡Abuela!-lo volví a intentar,
-…
-¡Abuela!-y me agoté.
La Abuela no despertó, la abuela dormía en su capullo. Su cuerpo
agotado reposaba en el posadero de la abuela. La abuela no despertó. La
abuela no estaba en su cuerpo. La sangre no corrió.
Caminé esta noche a la buhardilla y el gato corrió. Antes de correr
ronroneó y luego corrió. El gato corrió. Abrí la ventana y el gato
volvió, posaba en el posadero de la ventana y ronroneó. El gato sobre
mi cama brincó. El gato debajo de mi sábana se metió y ronroneó. El
gato durmió.
De ojos oscuros me dijo la abuela que debía ser. La abuela de ojos
oscuros no despertó, un gato ojos cristal canica negra posado en la
buhardilla, sin Sol ni Tierra de traslación o rotación; en noche
aberrante, estrellas oscuras -poco luminosas-… El gato a mi cuarto
entró, ronroneó y durmió. <<¡Supernova!>> pensé <<le
vi nacer>>.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s