CUENTO: AGUA DE LA FUENTE

https://luissosamx.files.wordpress.com/2009/05/fuente_1024x768.jpg?w=300

AGUA DE LA FUENTE.
Un día de Junio.

Un día caluroso, como siempre, como todos los de verano. La luz del Sol se filtraba por los cristales de la sala de estar, las pequeñas partículas de polvo hacían reflejar en sí mismas los rayitos que chocaban contra ellas, me era capaz diferenciarlas y disfrutar de su camino.
Era un día de junio, y no contemplaba algún plan para algunas horas más tarde. No eran ni las 3 pm. cuando la luz comenzó a irse, pero el calor aún se erguía en el día y parecía no marcharse. Recorrí las ventanas para dejar correr el aire; me paré frente a ella. El aire corría por mi cara, mi ropa holgada que traía puesta comenzaba a moverse como bandera, me sentía flotar mientras contemplaba el cielo que dejaba de ser azul; las nubes cargadas de agua lo remplazaban y yo disfrutaba de ese momento. Saqué mi mano para comprobar si alguna gota confirmaría el comenzar a llover. Y así fue. Una gota cayó en mi falange del dedo indice en la mano derecha, recorrió cada milimetro, toda la textura de mi dedo y terminó su recorrido; la gota había resbalado de mi mano, sentí una excitación que recorrió de mi muñeca a mi pecho. No era momento de estar en casa. Tomé una sombrilla, aceleré la motoneta y bajo la lluvia me dejé llevar sin rumbo… las gotas que golpeaban mi rostro eran como caricia a mis mejillas, mis lagrimas no existían, mi ahogo era posible… no había referencia ni fundamento. Llegué a donde debía llegar. Apeé de la motoneta y camine unos pasos. Allí estaba la fuente; era dificil distinguir el agua brotar como chorro de ella del resto que corría por calles, del agua que era recogida por los parabrizas de los autos, zig zag, zig zag, y de la chica que bajo su sombrilla esperaba en la esquina ser recogida, quizas por alguien que olvidó su compromiso.
Me senté -sin paraguas abierto- en la estructura y miré pasar los autos, la gente no caminaba, sólo la chica que esperaba ser recogida. Los automoviles circulaban sin trama ni trampa y podía continuar escuchando el parabrizas, zig zag, zig zag, o algún sonido más parecido…
Una chica llegó corriendo y se sentó a mi lado, de toda la fuente, se sentó a mi lado; a mi lado derecho. No la voltee a ver, parecía querer silencio.
-¿Sabes qué es lo que más detesto?- dijo la chica afligida -Odio que no diga nada… que siempre que llegue nunca diga nada. Que esté esperandole a que diga siquiera una palabra y no es ni capaz de hacer eso. – No podía interrumpirla. -Le pido a gritos que me diga algo y no dice nada, es como si se hubiera muerto, como si su voz fue opaca, hueca, sorda… no le escucho nunca decir nada.
Seguía sin mirarle y mientras me cruzaban sus palabras por mi registro decodificador mental, continuaba viendo los autos y a la chica que seguía esperando ser recogida, de un momento a otro volteaba a ver en dirección a mí, yo inexpresivo no mostraba burla ni pena.
-Y él sabe que me debe decir algo…
La chica ya no quitaba la mirada de mí… de eso estoy seguro. Ella miraba hacia donde estaba yo, y yo hacia la esquina viendo a los lados si algún auto le haría el favor de atenderle. La chica comenzó a caminar de una lado a otro, como pendulo.
-Nunca mira lo que pasa a su alrededor, nunca me mira cuando estoy cerca… eso es lo que odio. – y continue sin darle respuesta. -Se sabe ocultar muy bien. Es un ignorante.
-¿Quién?-definitivamente ya no hablaba de otro. -¡Quién, he preguntado!
La chica no respondió nunca y se dedicó a mirar a la muchacha.
-¿Sabes qué detesto yo?-dije-Destesto que los papeles se inviertan y te venguez. Odio que el vengador se oculte en el triunfo.
La chica que parecía péndulo comenzó a caminar hacia nosotros. Ella -la chica que se hallaba a mi lado- seguía mirandole, sus ojos, aunqune la chica movimientos de péndulo habia cesado, la chica la miraba. El agua seguía cayendo. Tomé su barbilla, roté su rostro y la besé. Quedó inmovil. Volteé a ver a la chica movimientos de péndulo y había desaparecido. La chica seguía petrificada, quieta y con ojos de rabia hacia mí. La volví a besar; tomó conciencia y caminó a sentarse al otro lado de la fuente, quedó mirando los autos, el agua correr por la calle y filtrarse entre la coladera. Su cabello caía sobre sí, mojado -tanto que se le pegaba al cuerpo-, era esbelta, de cuerpo sencillo sin complejo provocativo, guardaba su simpleza en sí misma. Caminé a su lado, me senté.
-¿Sabes qué odio?-dije-No entender nada.
-¿Sabes qué amo yo?-dijo-Saber que no entiendes nada.
Volteé y ella lanzó sus labios sobre los mios.
-¿Sabes qué amo yo?-volvió a decir con sus ojos frente a los míos-Saber que eres ignorante y que eso embellece mi amor. Que morirás no sabiendolo y que eso lo hace bello.
Se puso de pié y comenzó a caminar. Un gran chorró brotó de a mis espaldas. Volteé dando un salto. La chica movimientos de péndulo estaba bajo el agua, soltaba muchas burbujas, blu blu blu, blu blu blu. Una mano presionó mi hombro y otra dobló mi brazo. Me era incapaz de voltear a ver quién me lastimaba, cargó mi cuerpo con gran facilidad y me arrojó al agua de la fuente.
Volví a la fuente y con otra chica, menor a las otras dos dije:
-¿Sabes qué amo yo?-esperé una respuesta, pero no la hubo-¿saber que eres un ignorante y que eso embellece mi amor.-la chica que estaba a mi lado me miraba extrañada.-Que morirás no sabiéndolo y que eso lo hace bello.-me puse de pie y caminé.
El agua corría por mi cuerpo, el agua se filtraba por la coladera y los parabrizas friccionaban por limpiar el agua, zig zag, zig zag, era un ruido que ya conocía… tomé mi motoneta y arranqué, zig zag, zig zag, el sonido seguía siendo parte de mí. El agua corrió por mis mejillas. No eran las 3 de la tarde cuando dejó de llover, volvió a ser un día caluroso, como siempre, como todos los de verano. La luz del Sol
se filtraba por los cristales de la sala de estar, las pequeñas
partículas de polvo hacían reflejar en sí mismas los rayitos que
chocaban contra ellas, me era capaz diferenciarlas y disfrutar de su
camino. Era un día de junio, y no contemplaba algún plan para algunas horas más tarde.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s